Del blog al libro impreso: una propuesta de Natalia Silva Prada

¿Para qué (o porqué) escribe un historiador un blog? Al cabo, se trata de una actividad muchas veces bien apreciada por el público lector, pero sin reconocimiento oficial, que aparentemente no resulta “productiva” a la hora de presentar los concursos, promociones y evaluaciones que van marcando el desarrollo profesional.  Que yo sepa, nadie se ha puesto a averiguar de manera sistemática las razones de los “clíoblogueros”, pero en primera instancia las respuestas parecen ser el deseo de divulgar sus investigaciones fuera del estrecho ámbito académico, el interés por la difusión de productos menores y laterales, la voluntad de opinar sobre distintos asuntos institucionales o políticos, y a veces,  simplemente, el entretenimiento  de nuestros inexistentes momentos de ocio (sí, porque así somos de obsesivos…)

ReinosIndias

Natalia Silva Prada, una reconocida historiadora que ha animado un muy interesante blog sobre historia de la cultura política, acaba de presentar una inesperada derivación de sus afanes: la publicación de un libro con los artículos consecutivamente publicados durante dos años, titulado precisamente Los Reinos de las Indias” y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (S. XVI-XVIII): Dos años de aventuras históricas en un blogEs un tránsito en cierta forma paradójico, porque lo habitual ha sido que un libro impreso pase a versión digital (y no a la inversa, como ahora hace).

Como comenta la autora

Cada una de las entradas del blog puede decirse que es una investigación en miniatura, pero cada una de ellas está vinculada a una lógica general: el conocimiento y análisis del significado de las palabras subversivas en el antiguo régimen…..

El libro aborda precisamente las expresiones de una cultura política en las que el temor al muy posible y severo castigo no impedía a sus protagonistas dejar testimonios de sus opiniones críticas, incluso subversivas, mediante pasquines, oraciones ‘religiosas’ burlescas, cartas y rumores. Son temas fascinantes, que prometen muy buena lectura.

Esta publicación (disponible como e-book o en versión impresa) es muy interesante como experimento de divulgación científica. Espero que prospere, que su propuesta tenga seguidores, y que contribuya al muy necesario reconocimiento público e institucional de la actividad bloguera

La blogosfera de historia mexicana en 2013

Como ya ha sido tradición de Clíotropos, les presento el listado findeañero de bitácoras/blogs dedicados a a la historia mexicana.  No pretendo ser exhaustivo; menciono solamente aquéllos que (en mi modesta opinión) aportan ideas originales o datos novedosos,  y que han mantenido cierta regularidad a lo largo del año. No incluyo los institucionales,  los que son de apoyo a un curso, o editan solamente avisos o noticias sin comentarios adicionales.

Al comparar esta versión con las de años anteriores (véanse aquí la referente a 2012), puede apreciarse que algunos blogs dejaron de editarse, mientras que hay una que otra novedad (notablemente Repensar la conquista, de Guy Rozat).  El número total permanece cercano al medio centenar. Es una cifra respetable, pero que no parece estar en vías de crecimientoGuyRozat. ¿Ha perdido la blogosfera su encanto como recurso para la difusión del conocimiento? Es una pregunta que vale la pena hacerse, sobre todo si se compara con el crecimiento en la utilización de Facebook y, en fechas más recientes, de Twitter, por numerosos historiadores. Tal parece que la facilidad y las posibilidades de interacción inmediata con un conjunto muy amplio y diverso de usuarios resultan muy atractivas.

Por otro lado, hay situaciones nuevas y de interés: una es el crecimiento del portal en español de la plataforma Hypotheses, que proporciona un entorno académico a los autores (varios blogueros han “mudado” allí sus blogs) y otra es la difusión e impacto de El presente del pasado, un blog colectivo -un tipo que no había sido común en nuestro medio.  Puede que que estemos presenciando un cambio en la orientación de la blogosfera, que vaya desde dispersas iniciativas individuales hacia la centralización y la asociación.

En fin, esta es la lista, en el orden usual. Si en su opinión falta algún blog, envíeme una nota en la sección de “comentarios”.

BLOGS SOBRE HISTORIA DE MEXICO, activos en 2013

Aportaciones Históricas Taurinas de José Francisco Coello Ugalde

Ayer y hoy de la Iglesia Católica, de David Carbajal López (este blog fue puesto fuera de línea)

La batalla de Monterrey, 1846, de Pablo Ramos.

Bibliofilia novohispana, de Marco Fabrizio Ramírez Padilla.

Cabezas de Águila, de Benjamín Arredondo.

Calixtlahuaca Archaeological Project, de Michael E. Smith y otros autores.

Cine silente mexicano, de Luis Recillas Enecoiz.

Clionáutica, de Arno Burkholder de la Rosa.

Clioscopia, de Eder Gallegos. Historia militar, historiografía y temas contemporáneos.

Colonial Mexico, de Richard Perry. Arquitectura y patrimonio.

Clíotropos, de Felipe Castro Gutiérrez. Crónicas del amor (y el desamor) de los historiadores por el mundo virtual. Del mismo autor: Peregrinaciones en el pasado, blog personal.

Comics historia de México historieta. Un proyecto del Museo de la Caricatura y la Historieta Joaquín Cervantes Bassoco.

Crónica de Torreón, de Sergio Antonio Corona Páez.

Cuaderno de notas, blog personal de Víctor Gayol.

Del  museo imaginario, de Adriana Gallegos. Un espacio de conversación sobre arte, museos, patrimonio y gestión cultural.

Facetas históricas. Blog de Luis Ignacio Sánchez Rojas sobre el periodo porfiriano y el ejército federal de esa época.

Fotógrafos de la revolución, de Arturo Guevara Escobar.

Grandes casas de México, de Rafael Fierro Gossman (del mismo autor, Polanco, ayer y hoy).

Historia, crítica y política. Blog personal de Alfredo Ávila.

Idólatras y herejes en el México colonial, de José Antonio González.

Maya Decipherment, de David Stuart. A weblog on the ancient Maya script.

Maya News Updates de Axhimbalmaya.

Maya Mythos, de Carl Callaway.

Mexique Ancien, de Bertrand Lobjois. Blog d´information archéologique sur la Mésoamerique

La nao va, de Cuauhtemoc Villamar. El galeón de Manila y la interacción humana que une a América y Asia.

Pasado y presente de la economía mundial. Blog colectivo sobre economía e historia económica.

Policromía de la historia, de Alejandra López Camacho. Historia conceptual, política, cultural y de la prensa de México y España en el siglo XIX.

El presente del pasado. Blog colectivo del Observatorio de Historia.

El reino de todos los días, blog personal de Bertha Hernández, periodista e historiadora.

Los reinos de las Indias en el Nuevo Mundo, de Natalia Silva Prada.

Repensar la conquista, de Guy Rozat.

El señor del hospital, de Benjamín Arredondo.

Teoría de la historia, de Miguel Angel Guzmán López.

Tlamatqui, blog sobre documentos históricos.

Toda historia es contemporánea, blog personal de Catherine Andrews.

Un historiador y sus viajes, de Paulo César López Romero.

Vámonos al Bable, de Benjamín Arredondo.

Veracruz antiguo, de Uluapa Sr.

 

El despegue de Academia.edu

Hace unos cuatro años publiqué una nota sobre Academia.edu, una red social para académicos. Comentaba que era parte de la búsqueda de nuevas opciones en “nichos” especializados frente a los gigantes, demasiado caóticos o masivos (y, a veces, invasivos), como Facebook, Twitter y Google+ .   Actualmente, esta red  ya tiene una masa considerable de usuarios, que recientemente pasó de cinco millones, periódicamente introduce o ajusta servicios  y está en un proceso de expansión, como lo muestra su reciente adquisición de Plasmyd, una aplicación de búsqueda y comentario de documentos.

academia.edu

La oferta de Academia.edu incluye un directorio con fotografía,  nombre, institución (con opciones para profesores/investigadores, estudiantes de grado y posgrado),  intereses (mediante “etiquetas”, que ahora se ofrecen automáticamente), libros o artículos publicados,  y elementos comunes de las redes sociales, como las opciones de “seguir” (o “ser seguido”) por otros. Todo esto tiene una utilidad inmediata (saber  “quien está investigando qué”) y otra menos evidente:  en la academia, como en cualquier otro grupo profesional, la promoción y las redes de  colaboración son de cierta importancia, aunque no se hable mucho de ellas. Contar con una página propia y el equivalente de un curriculum vitae en un espacio académico bien reconocido ciertamente ayuda al desarrollo profesional, facilita la labor de encontrar personas con intereses afines y puede ser un buen auxiliar para comisiones y comités evaluadores.

En la página general de ingreso a  Academia.edu  pueden verse actualizaciones de otros miembros y, una vez registrado, el usuario puede obtener una versión “personalizada”, con las novedades de sus contactos particulares.   También ha incorporado el equivalente de “trending topics” (en este caso “trending papers” siguiendo una táctica muy gustada en cierto microblog…). Asimismo, ofrece “alertas” mediante correo electrónico (por ejemplo, cuando alguien comienza a “seguirme”) y estadísticas de documentos consultados. El lenguaje del sistema sigue siendo el inglés, aunque ya acepta “eñes” y otras peculiaridades del español.

Una posibilidad interesante es la utilización de esta red como plataforma de publicación, esto es de “subir” distintos materiales  para ponerlos a disposición de los demás usuarios. Se inserta, en este sentido, en la campaña creciente a favor del “acceso abierto” al conocimiento científico. Ya se sabe, existe siempre el interés por difundir los resultados de la investigación, y las editoriales universitarias son notoriamente deficientes a la hora de distribuir las publicaciones. El precio, desde luego, también es un factor inhibitorio, sobre todo para estudiantes. El problema subyacente es que muchas de estas publicaciones tienen derechos que son propiedad de las respectivas editoriales, aunque siempre ha existido cierta tolerancia (explícita o tácita) para la “re-distribución” entre colegas y alumnos, que incluso podría considerarse como “promoción”. Aunque el arranque de esta opción de “auto-publicación” fue muy modesto, en fechas recientes puede verse un crecimiento prometedor, y ahora casi cada semana encuentro en mi buzón avisos sobre nuevos materiales disponibles en línea que parecen de interés o que podrían serlo para mis alumnos.

Evidentemente, una red social es tan interesante como las personas que forman parte de ella. La afiliación en la academia iberoamericana ha progresado, aunque sigue siendo limitada. Quienes más aparecían eran  “jóvenes investigadores”  o bien estudiantes de posgrado, dos grupos que permiten ver hacia donde se mueve la academia. Por otro lado, en  fechas recientes he tenido la satisfacción de ver registrados (y dando acceso a varias de sus publicaciones) a colegas de larga trayectoria y bien asentado prestigio. Academia.edu parece ir por buen camino, y espero ver en él a muchos más caminantes.

La Biblioteca Franciscana de la UDLAP: avances en el acceso en línea

La Biblioteca de la Universidad de Las Américas Puebla alberga, entre otros valiosos fondos antiguos, la Biblioteca Franciscana, con   el acervo bibliográfico de la Provincia Franciscana del Santo Evangelio de México. Está ubicada en el  Portal de Peregrinos del Convento de San Gabriel, en Cholula,  y cuenta con cerca de 24,000 volúmenes provenientes de seis diferentes casas conventuales del centro y sur del país. Hace algún tiempo comenzó a digitalizar sus colecciones, y actualmente hay 141 libros disponibles en línea , en parte gracias al patrocinio del programa Adopte una Obra de Arte y de CONACULTA.

UDLAP-BibliotecaFranciscana

Como es de esperarse, la mayor parte son obras que interesan sobre todo a los estudiosos de la historia de la teología moral y la filosofía, pero también hay otros títulos que nos remiten a temas tales como el guadalupanismo (la Apología de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe de Méjico en respuesta a la disertación que la impugna, de Jose Miguel Guridi (México, Valdés, 1820), escrita en réplica a la sonada “Disertación” de Juan Bautista Muñoz;  otras que nos informan sobre la vida cotidiana del cura párroco (El ayudante de cura instruido en el porte a que le obliga su dignidad, en los deberes a que le estrecha su empleo, y en la fructuosa práctica de su ministerio, de Andres Miguel Pérez de Velasco (Colegio Real de San Ignacio de Puebla, 1766), los que son de  relevancia para la historia de la medicina (La caridad del sacerdote para con los niños encerrados en el vientre de sus madres difuntas, y documentos de la utilidad, y necesidad de su práctica, traducidos del idioma italiano fray  Josef Manuel Rodriguez, OFM, (que incluye curiosas contradicciones entre tradición y modernidad), cartas consolatorias  (de tema fúnebre, que indirectamente dan buenos datos sobre vidas e instituciones), así como cartas pastorales de diversos obispos, ordenanzas, sermonarios, al igual que escritos referentes a momentos difìciles y críticos en la vida de la Iglesia  (como el Crisol de la verdad; manifestada por el R.P. Fr. Francisco de Ayeta … de la Orden Seraphica de N.P. San Francisco … de la Provincia del Santo Evangelio de Mexico … en defensa de dicha su provincia, sobre el despojo, y sequestro de las 31 doctrinas, de que la removió el Reverendo Obispo D. Juan de Palafox, siendo visitador del Reyno  (¿1693?).

Algunas de estas obras están disponibles en otras colecciones digitales (como Google Books o la John Carter Brown), y desde luego nunca está de mas tener otro ejemplar que dé testimonio de su difusión y lectores; de otras es la primera noticia que tengo, y vienen muy bien para varios temas y discusiones de que aquí espero dar alguna cuenta. La UDLAP ha logrado poner un verdadero tesoro bibliográfico a disposición del historiador, del aspirante a serlo, y desde luego del aficionado a la lectura de viejas obras y antiguas ideas. Espero que pueda proseguir por ese buen camino.

Más blogs sobre historia y patrimonio histórico de México

Como mis cuatro lectores conocen, cada tanto comento las novedades blogueras (o alternativamente, no tan recientes que han llamado mi atención), dedicadas a la historia y el patrimonio histórico de México. No es un listado exhaustivo,  obviamente, porque mucho de lo que por ahí aparece es poco original, y simplemente copian y vuelven a copiar lo ya existente en la red. Sigo los blogs que me parecen interesantes (gracias a un compilador, The Old Reader) y de vez en cuando coloco el vínculo de algunas de sus notas en la página Facebook de H-Mexico.

VerxAntiguo

Veracruz Antiguo, de Uluapa Sr,  comenzó en octubre de 2009 con la intención de comentar y transcribir documentos históricos de la región del Papaloapan. En fechas recientes se ha dedicado al pasado de la ciudad de  Veracruz, con buen estilo y conocimiento de causa, así como al conflictivo presente de este patrimonio histórico.  Incluye también una interesante sección de fotografías antiguas, y secciones temáticas sobre “Invasión y ataque pirata. Nueva Veracruz, 1683″, “Nueva Veracruz: Ciudad de Tablas”  e “Historia de la Alameda Díaz Mirón”

Tlamatqui

Tlamatqui (definido aquí como quien “cumplía el rol de hombre sagrado y servía de intermediario entre los entes sobrenaturales y los humanos”) comenzó en julio de 2010 con notas sobre temas generales de historia. Nada consta sobre el autor.  A mediados de 2012 este blog  se especializó en la publicación de documentos históricos, tomando las efemérides como pretexto. Es  una buena idea,  porque no hay otra publicación equivalente con el mismo propósito; y a veces se nos olvida que nuestro pasado documental no se limita a los “clasicos” del género, repetidos una y otra vez. Hasta donde he leído, no se trata, de textos inéditos, pero sí poco conocidos y de difícil ubicación en bibliotecas.

GdesCasas

Rafael Fierro Gossman es el autor de Grandes casas de México. Es un arquitecto, profesor de la Universidad Iberoamericana,  que publicó La gran corriente ornamental del siglo XX. Una revisión de la arquitectura neocolonial en la ciudad de México (Fondo de Cultura Económica, 2007). Las notas se ocupan, con conocimiento y recomendables fotografías, de las mansiones construidas (o reconstruidas) en la ciudad de México en la época del porfiriato o la pos revolución, de estilo afrancesado, neocolonial, ecléctico o funcionalista. El autor también tiene otro blog de tema afín, sobre el barrio de Polanco, un lugar que en su momento fue avanzada de la modernidad arquitectónica.

Si le interesa conocer el conjunto de blogs activos con estos temas, acuda aquí. En caso de que haya alguno que le parece debería incluirse, déjeme una nota en los comentarios.

Wikipedia y el paso de las generaciones

H ace un par de meses la versión española de Wikipedia superó la marca del millón de artículos. En el presente mes, muchos usuarios habituales se sorprendieron con la aparición de un nuevo sistema de edición de artículos, VisualEditor. Son dos  momentos relevantes en la  historia de lo que se define como una enciclopedia de acceso libre, políglota y editada “colaborativamente”, y parece buen momento para algunos comentarios sobre su evolución. Y es que efectivamente, más allá de su  mayor o menor utilidad concreta, Wikipedia es un fascinante objeto de análisis para quien se interesa en la construcción y difusión social del conocimiento. No es tampoco asunto menor: el conjunto de wikipedias tiene actualmente 37 millones de artículos en 284 idiomas,  y es el séptimo sitio web más consultado del planeta. Desde luego, es un crecimiento que no ha estado exento de críticas sobre su ocasional parcialidad, inexactitud y ausencia de verificabilidad. Por otro lado, hay quienes la han comparado con ventaja frente a otras venerables enciclopedias, y es muy evidente que proyectos alternativos, que pretendían solucionar los problemas implícitos de wikipedia no fueron a ningún lado (como Knol, impulsada por Google, que ya no existe), son  iniciativas  menores  poco conocidas (como la Enciclopedia Libre Universal en Español) o bien ocupan nichos muy especializados (es el caso de The Encyclopedia of Earth)

Gran parte del éxito de esta e-enciclopedia tiene que ver con la formación de una comunidad de entusiastas wikipedistas, que han retomado las normas iniciales (los “cinco pilares“) y han ido poco a poco estableciendo criterios que, si bien se mira, no son muy distintos a los de las publicaciones académicas más respetadas. Esto es, aunque la idea de una enciclopedia que todos pueden editar y re-editar sin restricción alguna parece una receta para el caos, de hecho existen ciertas normas y criterios. Entre ellos, que no es lugar para expresar opiniones, experiencias o argumentos, o promover alguna causa personal o colectiva, por justa que parezca. No es tampoco un espacio donde puedan presentarse resultados originales de una investigación, sino que se enfoca hacia el conocimiento consensualmente aceptado, presentando la información que puede ser polémica desde todos los ángulos posibles, sin dar ningún punto de vista como el “verdadero”.  Esto implica, evidentemente, que la información debe ser verificable, respaldada por notas a pie de página y la correspondiente bibliografía. Para solucionar los conflictos, hay páginas de discusión anexas a cada artículo, donde se procura que se mantengan ciertos principios de respeto mutuo. Evidentemente, una cosa son las normas y otra la realidad cotidiana, como ocurre en cualquier publicación, comunidad  o institución.

En fechas recientes, sin embargo, Wikipedia parece haber presentado síntomas de estancamiento, o incluso de

Tasa de retención para usuarios nuevos (en rojo)  y de editores activos (azul) en Wikipedia en inglés

Tasa de retención para usuarios nuevos (en rojo) y de editores activos (azul) en Wikipedia en inglés

relativo retroceso, según sus propias cifras (mayormente, relativas a la versión inglesa, que es la mayor y más antigua). En particular, el ingreso de nuevos wikipedistas y la continuidad de los editores “veteranos” tiende a descender, lo cual presenta inevitablemente problemas para el mantenimiento y creación de contenidos. Oficialmente,  esta tendencia ha sido considerada como el mayor desafío de lo que se define como “el movimiento Wikimedia” *.

Las causas pueden ser variadas, y desde luego no pueden ser las mismas para los distintos proyectos. Wikipedia parece haberse centrado en lo que está más a su alcance: la introducción de VisualEditor un nuevo  y más “amigable”  editor de textos.  En efecto, el anterior  sistema se parecía bastante a los primeros procesadores. Los que tienen edad suficiente para recordar WordStar saben de lo que hablo. Para quienes no, un ejemplo típico  de wikitexto se veía como este:

De aquella época sobresalen la [[cultura olmeca]], la [[cultura tolteca|tolteca]], la [[Teotihuacan|teotihuacana]], la [[cultura maya|maya]], la [[Nahua|náhuatl]], la [[cultura totonaca|totonaca]], la [[cultura zapoteca|zapoteca]], la [[cultura mixteca|mixteca]], la [[cultura tarasca|tarasca]], entre otras.<ref name=Mexico>[http://articles.cnn.com/2002-12-03/tech/oldest.skull_1_skull-and-other-bones-oldest-skull-ainu-people?_s=PM:TECH Los comienzos de México], CNN</ref>

En realidad, se ve más complicado de lo que es, pero sin duda representaba un anacronismo  tecnológico en la época actual.

Sin embargo, hay otros problemas que no serán tan sencillos de resolver. Algunos son inevitables, como la aparición  de nuevas plataformas y servicios que atraen el interés de las nuevas generaciones, como Facebook, Twitter, Youtube o Pinterest. Para bien o para mal, Wikipedia no es una red social (algo que hoy día parece se ha vuelto esencial para cualquier proyecto exitoso). Esta enciclopedia, que parecía tan original y novedosa hace una década, ahora se ve formalmente anticuada y ha perdido algo de su encanto.

El otro aspecto es que los nuevos editores descubren pronto que Wikipedia no es tan libre e igualitaria como pensaban. Con el tiempo, han aparecido formas de centralización y jerarquía. Por ejemplo, los usuarios que tienen cierta antigüedad y número de ediciones pueden  aspirar a ser bibliotecarios, con derecho  (entre otras cosas) a borrar o limitar la edición de algunos artículos polémicos,  o bloquear a otro usuario por mala conducta reiterada. La elección de bibliotecarios queda confiada a usuarios que tengan cierta antigüedad y número de ediciones (por otro lado, fácil de alcanzar).  También hay usuarios que colaboran en la “patrulla” o sea la vigilancia de páginas nuevas, para asegurarse de que cumplan con los criterios aceptados, y que pueden poner al inicio  de un  artículo “plantillas” como esta:

Plantilla Neutralidado este otro

wikipedia borrado

Como expresa la página  Lo que Wikipedia no es  (un nombre interesante, desde luego), este es un proyecto abierto y autónomo, pero no es una democracia ni un foro de libre expresión.  Todo esto es  muy razonable, funciona bastante bien (sin más problemas o abusos que los de cualquier otra organización), pero no a todos les agrada o atrae.

La cuestión es si este noble proyecto logrará conciliar la vigilancia de la calidad y pertinencia de sus artículos con la anárquica espontaneidad que le era característica, atraer nuevos editores, y presentar opciones y recursos atractivos para un entorno que ya mucho ha cambiado desde su fundación, allá en el lejano año de 2001. Así lo espero.

—-

* “Wikipedia se encuentra en medio de una crisis con respecto al número de editores. Estamos alejando demasiado a muchos recién llegados, y estamos perdiendo el alma de cualquier proyecto colaborativo: los contribuyentes.” En Wikipedia:Editor visual/Porqué

El nuevo Google Maps: una revisión

Google Maps siempre me ha parecido fascinante. Es muy conveniente para averiguar direcciones, formas de llegar a un punto (en automóvil, transporte público, e incluso a pie), distancias, lugares cercanos de interés (comercios, museos, parques) y en general, para tener una idea del sitio con la opción “street view” o “vista de  calle”.  Por otro lado, resulta muy atractivo para quienes, como en mi caso, somos aficionados a los “viajes virtuales” por países y ciudades que podremos (o no) recorrer “presencialmente” algún día. Y, también, en ocasiones me ha sido de utilidad para encontrar algún lugar mencionado en antiguos documentos, o comprender mejor cierto conflicto sobre  tierras después de estudiar un panorama de la orografía.

La nueva imagen de Google Maps (centro de Guanajuato)

La nueva imagen de Google Maps (centro de Guanajuato)

Siempre he seguido de cerca la paulatina expansión del servicio, que cada tanto agrega nuevos países, rutas e incluso recorridos por el interior de zonas arqueológicas, museos y otros edificios históricos. Por esta razón, recibí con mucho interés el anuncio de una nueva versión de GM (que, obviamente, tiene su app para Android). No sé si porque está en “periodo de prueba” o como recurso publicitario, hay que solicitar  ser dado de alta desde una cuenta google, lo cual en mi caso ocurrió en unos tres días.  Y efectivamente, hay mucho de nuevo; algunas cosas me parecieron bien, otras no tanto. Para ponerlas en orden:

* Aunque es algo menor, los mapas tienen ahora una presentación más atractiva, moderna y colores menos “restallantes”.

El nuevo cuadro de búsqueda

El nuevo cuadro de búsqueda

En el mismo sentido colabora la ubicación de los comandos de búsqueda y dirección, que ahora ocupan menor espacio en la pantalla, a la vez que tienen más opciones.

* Como antes, es posible “girar” el mapa y cambiar el ángulo de visión. La mayor parte de los comandos se realiza con el “ratón”, lo cual entre otras cosas ha derivado en la desaparición del  “hombrecito amarillo”, que arrastrábamos para obtener la “vista de calle” de un lugar. Cuesta un poco habituarse, pero supongo será cosa de práctica.

* Algo que atraerá a los bicicleteros: ahora hay opciones específicas para rodar en los  caminos más adecuados y seguros :) No está aun disponible más que en unos pocos países, pero se ve que ahí viene, literalmente, sobre ruedas.

Según GM, no es buena idea transitar por el área de La Raza un viernes a las 8 de la mañana. Mejor tomar el metro...

Según GM, no es buena idea transitar por el área de La Raza un viernes a las 8 de la mañana. Mejor tomar el metro…

* También (otra vez, todavía solo para algunas ciudades) GM propone rutas para moverse en automóvil desde A hacia B, e incluso informa del estado del tráfico “en vivo” y estima el tiempo del recorrido. Es algo que técnicamente cabía en lo posible, pero que no deja de ser sorprendente.

Museo Regional de Querétaro, desde (evidentemente) la calle Francisco I Madero

Museo Regional de Querétaro, desde (evidentemente) la calle Francisco I Madero

* El recorrido “a nivel de piso” ahora es más fluido, sin los “saltos” que eran anteriormente muy típicos (y algo fastidiosos). El nombre de las calles y carreteras aparece “sobre escrito” virtualmente, para que el usuario no pierda el rumbo.

*Los mapas ahora  incluyen a pie de página, a manera de carrusel, las mejores fotografías que los usuarios han dado de alta en Panoramio, la plataforma de fotos de Google. El efecto (ver arriba) es muy interesante.

Zihuatanejo - vista de hoteles

Zihuatanejo – vista de hoteles

* La nueva versión contiene mucha más información (y mejor presentada) sobre establecimientos comerciales. Esto desde luego tiene que ver  con la necesidad de Google de hallar la forma de “desquitar” los grandes costos que seguramente ha tenido fotografiar el mundo, incluyendo suburbios, montañas, carreteras y sitios despoblados. Es algo comprensible y no resulta molesto, porque se activa a petición del usuario (por ejemplo, al escribir “Zihuatanejo, hotel”).

*Hay una mayor integración con Google+, la red no tan exitosa de esta corporación, de manera que en los resultados aparecen los sitios preferidos e incluso los comentarios de mis “amigos G+” sobre sitios, atracciones y comercios. La intención es obvia. Además, parece ser que Google Maps “recuerda” las búsquedas anteriores, y puede “configurar” los resultados automáticamente, de manera que concuerden con los intereses del usuario. (Sí, ya sé que es algo que tiene sus bemoles en cuanto a privacidad se refiere, pero esa es otra discusión…)

* Una consecuencia de la abundancia de recursos es que ahora se requiere (si se desea utilizarlos) un equipo razonablemente moderno, y una buena conexión a internet. De otra manera, las imágenes pueden tardar su rato en aparecer nítidamente en pantalla.

La antigua (y desaparecida) vista global de Street View (México en 2011)

La antigua (y desaparecida) vista global de Street View (México en 2011)

* Lo que no me convence es que anteriormente, al “arrastrar” con el “ratón” a nuestro “amigo amarillo”, aparecían claramente remarcados en azul todos los sitios del mapa  donde estaba disponible la “vista de calle”. Ahora es algo que se descubre solamente al intentar obtenerla en un lugar específico, lo cual deja al usuario limitado a un lento y enfadoso procedimiento de “ensayo y error”.  También resultaba muy interesante ver la densidad de la cobertura por región, país e incluso continente. Esta es una opción que realmente echo en falta.

Afortunadamente, si al usuario no le gusta la nueva versión, Google tiene la respuesta: es posible volver fácilmente al antiguo modelo, ya sea por una vez o definitivamente. Por ahora, al menos, es una decisión que dejaré pendiente mientras recorro el mundo a golpe de “clicks”.