México en las “Gacetas” de Madrid, en línea

G

racias a los comentarios de María Luisa Álvarez de Toledo en su blog Infobiblio,  volví un recurso que ya conocía pero al que no había hecho suficiente caso: la “Colección Histórica” digitalizada y en línea de la Gazeta de Madrid, editada a partir de 1661, que con el tiempo  (y con diferentes versiones y nombres) se convirtió en el órgano oficial del gobierno.

El sitio incluye un sistema de búsqueda que permite consultar imágenes que pueden guardarse en la computadora del usuario. En una rápida revisión encontré que el texto más antiguo pertenece al año de 1711, y se refiere al nombramiento del abad del real monasterio benedictino de Santa María de Nájera,  fray Joseph de Lanciego, como nuevo arzobispo de México. El grueso de documentos coloniales corresponde a fines del XVIII, y tiene el género de noticias propias de un diario oficial de la época: nombramientos, gestos de lealtad y devoción los súbditos hacia su rey, algunas noticias generales (como el fallecimiento en Bolonia del ex jesuita Francisco Xavier Clavijero, “víctima de su infatigable aplicación al estudio”) y, de manera interesante, varias “subscripciones” para que los posibles lectores contribuyeran a la edición de libros, tales como La conquista de México, de Antonio de Solís.

Para el periodo 1810-21 son particularmente numerosas (y valiosas) las noticias y “partes” de guerra (como una “relación circunstanciada de la batalla de Puente de Calderón”), remitida al virrey por el brigadier Félix María de Calleja). Después de la independencia las notas cambian obviamente de carácter, son muchas veces de fuente indirecta y acaban apareciendo en la sección de “Noticias extranjeras”; pero aun así es evidente que en España se estaba bastante al tanto de los sucesos mexicanos (o “mejicanos”, como prefiere decir la Gazeta en esta época).

En fin, este es un recurso de interés, tanto por las noticias en sí como por la manera en que dan cuenta de las ideas y las  cambiantes actitudes que se tenían de nuestro país al otro lado del mar.

Anuncios

El fin de geocities y los riesgos de la edición digital

l próximo lunes 26 de octubre desaparecerá de la red el servicio de hospedaje gratuito de páginas web proporcionado por geocities. Para los memoriosos, se trata de un servicio que comenzó su andadura en el lejanísimo año de 1995 (casi en otra era, para los acelerados tiempos de la ciberhistoria) con una oferta casi revolucionaria: permitir la creación de una página web de una manera gratuita para cualquier persona sin conocimientos especializados de programación (lo cual antes era un requisito indispensable). La idea fue muy bien aceptada y para 1999 era el tercer sitio más visitado de la web, lo cual llevó a su adquisición por Yahoo (otra gran compañía que en su tiempo era dominante y que ahora también corre un serio riesgo de pasar a ser historia). En lo personal, visité muchas veces y recomendé a mis alumnos la página de la Sociedad Chilena de Estudios Medievales, que contiene (y pronto deberé decir “contenía”) una excelente compilación de fuentes.

Sin embargo “popular” no significa necesariamente “rentable”, de modo que Yahoo introdujo en 2001 un servicio

El antiguo logo de Geocities
El antiguo logo de Geocities

“premium” de paga, manteniendo las páginas gratuitas con limitaciones de espacio y la inclusión de una destestada propaganda comercial en una barra lateral colapsable. Por otro lado,  en los años recientes Geocities sufrió la creciente competencia de otros sitios que ofrecían páginas web gratuitas o de bajo costo, y que permiten opciones como video, audio e integración con otros servicios hoy muy apreciados (como facebook o twitter). La “revolución bloguera” también afectó el interés de los usuarios por páginas estáticas (de hecho en blogger o wordpress hay muchos sitios que tienen contenidos que serían más apropiados en páginas web).

Para los interesados, Yahoo  ofrece trasladar los usuarios del servicio “premium” de geocities, sin costo, a Yahoo Web Hosting . También sugiere una lista de otros proveedores de páginas web gratuitas (que, de manera interesante, no incluye a Google Sites y otras compañías muy populares).

La noticia ha sido recibida con nostalgia anticipada por muchos que hicieron sus primeros pasos en web en  geocities. Es un recordatorio, además, de que en el ciberespacio solamente sobreviven los más aptos, ágiles y capaces de adaptarse a los cambios en las impredecibles preferencias de los usuarios. Para el historiador, también, hay una preocupación adicional: el próximo lunes probablemente desaparecerán  muchos textos, imágenes, mensajes, ideas y polémicas. Muchas son valiosos, otros intrascendentes, y algunos puede que sean detestables, pero todas son historia. Para los defensores del libro impreso, es otro elemento  a favor de su argumento del carácter deletéreo de la edición digital.

El vastísimo y muy elogiable proyecto de Internet Archive al que ya me referí en una nota anterior, ha lanzado una iniciativa para guardar imágenes de los sitios geocities. Muchos contenidos, sin embargo, no van a sobrevivir. Un ejemplo de lo que puede (y no puede) hacerse al respecto es el “respaldo” de la Sociedad Chilena de Estudios Medievales, a la que ya me he referido.

La hemerografía histórica británica, en línea

Gracias a nuestros amigos del blog peruano El Reportero de la historia he descubierto que la venerable British BrtshLibraryLibrary ha puesto en línea su colección de periódicos del siglo XIX (de hecho, hasta 1913). Actualmente contiene 48 periódicos y 2.2 millones de páginas (para consultarlos, haga click aquí). Ciertamente, ha sido un gigantesco esfuerzo de digitalización.

Una buena parte de los materiales son de consulta y “descarga” libre; otros requieren de una subscripción de costo moderado (£6.99 por un “pase” de 24 horas, que permite obtener hasta 100 artículos), sobre todo si se tiene en cuenta que anteriormente había que viajar hasta Londres para consultarlos. Para el historiador, para el aficionado a la historia y para el simple curioso es un recurso verdaderamente inapreciable, y que sin duda marca un ejemplo que deberían seguir las hemerotecas nacionales latinoamericanas.

Guerrillas

Como puede fácilmente comprenderse, las noticias sobre América Latina son más abundantes a medida que avanza el siglo XIX. Sobre México hay varias notas procedentes del Penny Illustrated Paper (16 octubre de 1861) un lejano antecedente de la prensa popular contemporánea de bajo costo (aunque más serio y mejor redactado). Incluyo arriba la imagen de un artículo de este medio, muy crítico sobre  la interevención armada en México de las potencias europeas para lograr el pago de la deuda externa mexicana. No deja de ser interesante la presencia de elementos religiosos atribuidos a las “mexican guerrillas”. El articulista refiere, por lo visto con cierto conocimiento de causa, que eran de temerse.  Al parecer, este periódico no era lo suficientemente leído en Francia…

Google y PaperOfRecord: protesta de la AMHE

La Asociación Mexicana de Historia Económica (AMHE) protesta enérgicamente porque Google ha impedido el acceso a los periódicos mexicanos digitalizados y almacenados en Paper of Record…..

(ver texto completo aquí )

Una nota al respecto de la American Historical Association puede verse aquí

Archivos interactivos de imágenes en Internet

Las posibilidades que brinda la utilización de Internet parecen infinitas.  El blog Libros y Bitios de José Antonio Millán comenta  la noticia de que el BundesArchiv (Archivo Nacional de Alemania) ha decidido donar 100.000 fotografías digitalizadas a Wikimedia (la versión gráfica de la muy conocida Wikipedia). El propósito es la divulgación eficiente y gratuita de este valioso material documental, pero asimismo que el público colabore para identificar lugares, situaciones y personajes, algo que la institución por sí sola difícilmente podría hacer incluso con un gran y costoso equipo de investigación. Una búsqueda rápida no resultó en mucho material de interés para los latinoamericanistas, pero la idea en sí es interesante.

No es, sin embargo, una propuesta del todo original. En enero de 2008 la prestigiosa Biblioteca del Congreso, de Estados Unidos, creó su propio espacio en Flickr, un depósito colectivo, social e interactivo dorozsco1e imágenes, con el mismo propósito. Si se busca por “Mexican” (dado que “Mexico” nos envía casi siempre hacia “Nuevo Mexico”) aparecen muchas fascinantes imágenes de la Revolución Mexicana. Varias de ellas tienen errores fácilmente corregibles, como en la que aparecen Pancho Villa con Giuseppe Garibaldi,  Pascual “Orozsco” y Alberto “Baniff”). Esta sección es parte de un proyecto más ambicioso de Flickr, el de Patrimonio Público, donde hay también otras instituciones participantes.

Es de esperarse que algún día los archivos mexicanos se decidan a seguir estos distinguidos precedentes.