Las maravillas patrimoniales del mundo, según Google

Con cierto bombo y platillo Google presentó hace algunos días  su plataforma Maravillas del Mundo (World Wonders Project), en colaboración con la UNESCO, el World Monuments Funds y Cyark Project. La plataforma procura poner a disposición de cada computadora conectada a Internet los lugares declarados patrimonio de la humanidad, tanto por razones históricas como ambientales.  Para ello reúne la conocida tecnología Street View, modelos 3D y otros recursos, como fotografías y videos tanto de sus asociados como aquéllos que han publicado (en Panoramio)  los propios usuarios de Google.

Uno de los propósitos declarados es el educativo. En este sentido, ofrece a los profesores de educación primaria y media una serie de sugerencias didácticas, y presenta varios “paquetes pedagógicos” para cada sitio, con información y posibles actividades en clase.  Seguramente habrá críticas y objeciones (entre ellas, que aun no hay nada para Latinoamérica), pero sin duda se agradece la buena intención.

Así planteado, esta plataforma resulta muy atractiva. Su exploración, sin embargo, no presenta muchas novedades. En realidad, bien podía haberse llamado “lo mejor de Google Street View”,  puesto que las diferentes imágenes ya estaban disponibles. Tampoco ofrece algo que hace tiempo esperamos: recorrer el interior de muchos de los monumentos que figuran en este catálogo de famosos sitios. En algunos casos es posible, pero en su mayor parte aun no es así, ya sea por reticencias de las autoridades responsables de estos tesoros patrimoniales o bien por dificultades técnicas (el “triciclo” utilizado por Google para fotografiar callejones e interiores de edificios debe tener algunos comprensibles problemas donde hay escalones….)

La otra cuestión es que el título inevitablemente trae a la memoria la “jerarquía” de los espacios patrimoniales, y en particular las estériles pero enconadas competencias para definir cuáles son las “maravillas del mundo moderno”. Es algo que atrae protestas y desconfianzas, porque cada país considera más importantes las suyas. Ocurre que en estas “maravillas según Google” existen ciertos sesgos:  para Asia hay una gran cantidad de  fascinantes sitios en Japón, se incluye el centro antiguo de Jerusalén…y nada más.  Inglaterra, Italia y España están muy bien representados, mientras que de Alemania (un país en el que Google ha enfrentado infinidad de problemas legales)  solo hay dos sitios.  En Norteamérica,  México tiene más espacio que Estados Unidos, mientras Sudamérica está pobremente incluida, con  sólo tres lugares en Brasil.  Hay algo de Australia, pero África ni siquiera aparece.  Seguramente no es que en Google no hayan sido conscientes de estas desigualdades en el contenido de su plataforma, pero parecen haber decidido que ya era tiempo de presentar lo disponible al público, y de paso ocupar un “nicho” virtual antes de que alguien más lo hiciera.

Desde luego, no hay que subestimar la ambición de Google de documentar y fotografiar el mundo.  En cierta manera,  “Maravillas del mundo” es una formal declaración de ambiciones iconográficas universales. Y en este caso, no tengo mayores objeciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s