El e-gobierno, los beneficios y las desigualdades de la modernización

Acabo de recibir una circular del Archivo General de la Nación dando noticia de que en adelante todos los pagos por distintos servicios (como copias certificadas de documentos, reproducción de mapas,  venta de libros) tendrán que hacerse con un nuevo formato, el e5cinco.  Está disponible en internet, y puede realizarse el desembolso por ese medio o bien,  imprimiendo el formato,  en el banco +más cercano.  Es necesario incluir varios datos personales (nombre, RFC, CURP), así como administrativos (clave del trámite, código de la dependencia), pero hay formatos “prellenados” disponibles, y supongo que pronto se contemplará el caso de los usuarios extranjeros que, evidentemente, no tienen identificación fiscal mexicana.  En lo inmediato, puede ser un poco fastidioso tener que realizar un trámite engorroso por pagos menores (¿habrá algún banco cerca del Archivo?), pero al cabo no se trata de algo que se realice cotidianamente.  El asunto, en realidad, no ameritaría una entrada en este blog,  sino fuese porque se trata de una manifestación concreta  de un proceso mucho más amplio, el de la transición progresiva hacia un sistema en el que todos los trámites se realizan entera o parcialmente por internet, lo que a veces se llama un e-gobierno.

Los tres o cuatro lectores que siguen este blog saben bien que soy un entusiasta usuario (y, en lo que cabe promotor) del uso de internet para la difusión del conocimiento. Desde luego, el acceso a la red de redes  también nos facilita  los asuntos cotidianos de nuestra  vida, como consultar horarios de trenes, saber el horario de bibliotecas, comprar y pagar servicios, comunicarnos de manera fácil y eficiente con familiares, amigos y colegas e incluso ubicar y “ver”  el lugar donde debemos acudir por necesidad, curiosidad o placer.  En este caso, aunque en lo inmediato a veces no lo parezca así,  un e-gobierno nos facilitaría tener la información sobre actividades gubernamentales (es posible actualmente solicitar datos públicos por internet, de respuesta obligatoria para las instituciones), realizar trámites desde la comodidad de nuestra casa, y acceder a diversos servicios.

Todo esto parece muy bien, pero existen ciertos problemas cuando la única forma de acceder a estos trámites y prestaciones es mediante procedimientos que implican el uso de computadoras y el acceso a internet. En México, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, 40.1% de la población tenía las habilidades básicas para utilizar una computadora, y el 22.2%  de los hogares contaba con acceso a la red (datos para 2010).  Estamos ante una porción muy considerable de la población que no cuenta con esta posibilidad. Existen también fuertes desigualdades regionales (25.7% con acceso doméstico a computadora en Chiapas, contra 53.8% en Sonora) y generacionales (son usuarios de computadoras el 20.9% del grupo de edad de 18-24 años, en contraste con el 7.2% para el grupo de 45-54 años.

¿Estamos creando inadvertidamente un nuevo género de incapacidad social, en el que sectores importantes de la población no tendrán acceso, sin ayuda de terceros, a la información, servicios y trámites  gubernamentales? El entusiasmo por las virtudes del e-gobierno no debería llevarnos a descuidar algo que los antropólogos bien conocen: el cambio tecnológico no es un proceso que ocurra de la misma manera en todas las sociedades. Sobre todo allí donde la modernización viene en gran medida desde fuera, de manera repentina, ocurren casi siempre marcadas distorsiones y desigualdades.  La mejor tecnología no es siempre la más adecuada, ni puede implementarse haciendo abstracción de las condiciones económicas y educativas de la población. Es algo que debería considerarse con algún detenimiento, dejando abierta de manera temporal procedimientos alternativos, aunque no resulten tan llamativos y relucientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s