Adiós a Knol

Google acaba de anunciar el fin de Knol (entre otros proyectos que no fueron a ninguna parte).

La imagen de Knol: al museo de los logos perdidos
La imagen de Knol: al museo de los logos perdidos

Después de tres años, esta “enciclopedia de expertos” nunca había levantado vuelo, a pesar de que técnicamente era ingeniosa y tenía buena presentación. A diferencia de Wikipedia, los artículos (o “knoles”) tenían autor, solamente él podía modificarlos o, en su caso, aceptar las contribuciones de terceros.  La calificación de calidad y pertinencia no la hacía algún editor. Eran los propios lectores quienes,  mediante sus comentarios, enlaces y sus más o menos numerosa consultas, ordenaban los artículos por su popularidad, en una manera similar al Page Rank, el sistema de las búsquedas de Google. Nunca hubo un plan general, sino que cada autor podía hacer cuantos artículos quisiera.

Los resultados concretos de este proyecto fueron muy limitados.  Hubo buenos artículos sobre medicina, pero proliferaron textos mediocres, los que defendían posiciones políticas y religiosas particulares (no había aquí la obligación de un punto de vista “neutral”)  e incluso los que de manera muy poco velada promovían servicios comerciales (por ejemplo, varias notas sobre destinos turísticos en México). Tampoco había siempre referencias de apoyo, notas bibliográficas o vínculos hacia contenidos afines. Fue una plataforma atractiva para algunos autores, pero no llegó a convertirse en una comunidad intelectual, porque el formato no favorecía que así fuese.  Algunos textos (véase por ejemplo los publicados por Carlos García Mora) fueron ciertamente de interés, pero se trató de casos aislados.  En realidad, tenía mucho más sentido (y visibilidad) publicar en un blog.

Knol continuará visible hasta el 30 de abril de 2012.  Los autores han recibido la opción de migrar sus contenidos a Annotum, una plataforma para publicaciones académicas basada en WordPress, propiedad de otra compañía.

El fin de Knol muestra una vez más que una cosa es manejar cables, fierros y códigos y otra muy distinta convocar, atraer y mantener la adhesión y la colaboración de las personas, sobre todo aquellas dedicadas a generar nuevos conocimientos. En perspectiva, Wikipedia, con todas sus exasperantes problemas y caóticas limitaciones, sigue siendo la única opción viable, que una y otra vez sobrevive a los sucesivos intentos por desplazarla como fuente de conocimiento universalmente consultada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s