Historiador.net: una reseña

Historiador.net cumplió dos años el pasado mes. No es poco mérito cuando se tiene en cuenta el acelerado ritmo al HIstoriador.netque aparecen, prosperan y, muchas veces, fracasan las iniciativas de comunicación en línea. Para quienes no lo conocen, se trata de un “agregador social”  de notas,  muy a la web 2.0, basado en una adaptación de meneame. A diferencia de sistemas basados en  “agregadores automáticos”, como PlanetaHistoria y EducaHistoria, son los usuarios quienes “suben” notas, y mediante sus calificaciones las promueven (o no) para que aparezcan en la página principal.

Hay aquí dos  ideas subyacentes: que la información hoy día se ha convertido en un alud en el que resulta difícil orientarse, por lo cual se requiere alguna forma de selección; y que es la comunidad (y no un comité  “académico” ) quien de una manera justa y eficiente puede evaluar la relevancia o confiabilidad de un artículo. Historiador.net es, en este sentido, parte de la “rebelión contra los expertos”, una especie de “anarquismo cognoscitivo” que recorre diferentes proyectos académicos virtuales. Vista de esta manera, la  iniciativa es de interés tanto en sí misma (por la utilidad que puede brindar)  como en cuanto constituye un experimento de comunicación.

Por otro lado, todas las  redes sociales tienden a crear una comunidad entre los usuarios, con todos sus  inconvenientes (competencia, conflictos) y ventajas (colaboración, amistad virtual, sentido de pertenencia). En este caso, para dar un ejemplo, se genera una  jerarquía: un usuario adquiere “karma”  (algo que supongo podría traducirse como “prestigio”) al insertar  notas que atraen interés, y al calificar (negativa o positivamente) una nota con el mismo criterio que los demás participantes. Esta atribución no la realiza una persona o comité, sino un algoritmo, de manera impersonal. El “karma”, una vez adquirido, tiende a alimentarse a sí mismo:   las posibilidades de acceder a la página principal de una nota se calculan multiplicando el número de votos por el karma del autor del voto. Así planteado, es una especie de sistema social sui generis, con recompensas y sanciones para diferentes formas de conducta, que en teoría podría fomentar tanto el conformismo como la iconoclastia. Pero, quizás, estoy analizando en exceso una comunidad que, por lo pronto, es reducida: hay una docena de contribuyentes más o menos regulares en Historiador.net, junto con otros que participan esporádicamente. Es muy probable, sin embargo, que este original  proyecto vaya a más. Habrá que ver cuál es su desarrollo ulterior.

La mayor parte de las notas de este sitio provienen de diferentes blogs y agencias periodísticas. Para encontrar lo que se busca hay una nube de etiquetas, una sección de noticias “más votadas” y otra de “más comentadas”, así como clasificadores temáticos (por época, región) Es posible subscribirse mediante RSS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s