Redes sociales para bibliófilos

Las redes sociales son uno de los fenómenos más notables del mundo virtual, pero para los académicos han sido hasta el presente de limitada utilidad práctica. Esto probablemente va a cambiar, en la medida en que aparecen servicios que atienden necesidades cada vez más especializadas.  Uno de los desarrollos más prometedores es el de las redes sociales de lectores.

Librarything existe desde agosto de 2005 y actualmente tiene más de 73000 usuarios y un “catálogo” de más de 30 millones de libros (ver estadísticas aquí). La subscripción es gratuita, aunque para registrar más de 200 libros por año es necesario pagar una cuota.  El usuario puede dar de alta los datos bibliográficos de un libro con el auxilio automático de catálogos comerciales (Amazon, por ejemplo) o institucionales (como The Library of Congress), etiquetar obras, colocarlas en “estantes” y escribir reseñas (que, generalmente, son breves). Puede también encontrar lectores con intereses afines, intercambiando comentarios ya sea de manera individual o mediante la subscripción a “clubes de lectura” temáticos.  Los autores de libros pueden registrarse como tales, lo cual permite ver sus publicaciones, su “rating” en la comunidad y conocer de antemano sus presentaciones públicas. Librarything aún está en transición hacia un servicio “web 2.0”, lo cual lo expone a la competencia de productos similares más modernos. Por otro lado tiene a su favor que no incluye propaganda comercial y que existe una versión en español.

Goodreads es similar en sus prestaciones, aunque tiene un giro temático: el interés se halla  tanto en los lectores como en los libros en sí. Es, en este sentido, más “social”. El servicio comenzó en diciembre de 2006, y tiene menos usuarios y obras registradas que Librarything, pero está creciendo rápidamente. Su funcionamiento tiene  prestaciones más sofisticadas: la presentación es más atractiva, los perfiles personales pueden ser más detallados, es posible agregar un “widget” o vínculo dinámico en facebook o myspace, exportar catálogos hacia y desde una database. Tiene asimismo algunos detalles curiosos, como el listado de los mejores y los peores libros de todos los tiempos (categoría esta última encabezada por “El código Da Vinci”). Por contra, incluye propaganda comercial que en mi “índice personal de intrusividad mercantil” registra una escala “media”. No hay todavía una versión en español, ni mención de que esté en vías de desarrollo.

Cabe advertir que al al presente hay en estas redes bibliófilas muy pocos usuarios y escasas obras relativas a  México o América Latina. Esto podría cambiar en algún futuro cercano, porque la idea en sí es atractiva.

Anuncios

Un comentario en “Redes sociales para bibliófilos

  1. Hola

    Esta práctica la encuentro muy positiva, especialmente para quienes agotaron tiempo y neuronas escribiendo libros y artículos y casi no hay nadie que las lea. “doravanti” no encuentran incentivo para escribir. A muchos, solamente nos queda leer lo poco bueno y lo mucho “malo, bueno y/o pero” que divulga Internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s