La Biblioteca Digital Hispánica

(texto publicado en Nuevos Mundos, mayo 2008 )

El pasado mes de enero la Biblioteca Nacional de España puso en línea la Biblioteca Digital Hispánica (BDH) Este valioso recurso proporciona el acceso, lectura y (en algunos casos) descarga gratuita a una amplia selección (unos 10000 títulos ) de las obras más notables custodiadas por esa venerable institución. Para bien o para mal, no es un programa de digitalización masiva al estilo de Google Libros.Más bien, se trata de un programa orientado a los “tesoros bibliográficos” de la institución, esto es, impresiones antiguas (entre los siglos XV y XIX), de autores célebres o visualmente muy atractivas.

La colección actualmente disponible se divide en “Dibujos”, “Grabados”, “Historia”, “Obras Maestras”, “Carteles”, “Filología”, “Hispanoamérica” y “Mapas”. De interés para los americanistas, por dar un breve ejemplo, son el Vocabulario en lengua castellana y mexicana, de Alonso de Molina (1555), El Lazarillo de ciegos caminantes desde Buenos-Ayres, hasta Lima de Alonso Carrió de la Vandera (1773), y la Primera y segunda parte de la historia del Perú“, de Diego Fernández (1571). Asimismo se encuentra un acervo particularmente rico de folletería y obras menores sobre el periodo de las revoluciones de independencia americanas. La sección de imágenes resulta particularmente útil y placentera, dado que por lo común no es fácil ubicarlas y, menos aún, examinarlas con facilidad.

Los documentos están disponibles en formatos JPEG o PDF. El sistema de consulta es simple, lógico y razonablemente “amistoso”. Es muy recomendable la “búsqueda avanzada”, aunque aun en esta opción no es posible buscar referencias relativas a un periodo de tiempo; el usuario tiene que solicitar años específicos, uno por uno. Una posibilidad indirecta es pedir al buscador que ordene los resultados por año. En cuanto a la búsqueda interna dentro de cada documento, es posible solamente para los documentos PDF. La opción de “guardar” o “descargar” en la propia computadora también es realizable sólo en este formato, aunque cabe señalar que la opción de “copiar” y “guardar” de los navegadores en web (las disponibles en el “botón derecho” del ratón) no han sido bloqueadas.

La Biblioteca Nacional (BN) se propone incorporar en el futuro nuevas colecciones y desarrollar un vasto programa de digitalización que incluirá 200000 títulos. Se trata de una iniciativa ciertamente encomiable, que se une a la previamente disponible Hemeroteca Digital Hispánica, existente desde 2007. Asimismo, se trata de un proyecto que viene a unirse al Gallica de la Biblioteca Nacional de Francia en el propósito de crear una Biblioteca Digital Europea.

Por otro lado, el proyecto digital de la BN tiene las mismas limitaciones de origen y propósito de sus similares europeas. Esto es, su punto de vista no está determinado por las necesidades del usuario, sino por los intereses, conveniencias y desconfianzas institucionales. Cada proyecto es como una isla, con conexiones escasas y difíciles entre sí. Como resultado, la BDH es excelente para el lector o el investigador que por alguna razón está específicamente interesado en el acervo de la BN. Sin embargo, si lo que está buscando son ciertas obras, títulos o autores, sin tener más que una suposición de su ubicación, descubrirá que el sistema de búsqueda no está relacionado con otros proyectos similares, como el ya mencionado Gallica, o sin ir más lejos con los de otras instituciones españolas (como la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, la Colección Digital Complutense, y las bibliotecas digitales de las demás comunidades autónomas españolas). Es necesario ir laboriosamente por las páginas y buscadores de estos distintos acervos para encontrar, en su caso, la obra requerida.

La solución obvia es la creación de un “buscador de buscadores”, similar al de The European Library. Esta iniciativa, sin embargo, solamente incluye a las bibliotecas nacionales de cada país. La misma orientación institucional restrictiva parece ser la adoptada por Europeana, la versión conjunta de la futura Biblioteca Digital Europea, que promete presentar dos millones de tesoros digitales a partir de noviembre de 2008.

¿Las bibliotecas locales esperarán pacientemente a que llegue su turno (y los fondos necesarios) para participar en estos proyectos digitalizadores, o bien buscarán otras alternativas? Es algo que resta por verse; por lo pronto vale la pena señalar que los asociados europeos de Google Libros ya incluyen actualmente, además de la pionera Harvard University, a la Biblioteca Estatal Bávara, la Biblioteca Universitaria de Gante, la Biblioteca Nacional de Cataluña, la Universidad Complutense de Madrid y la Biblioteca Universitaria de Lausana.

Anuncios

Un comentario en “La Biblioteca Digital Hispánica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s