Wikipedia y los historiadores

picture-11.jpgUna de las preocupaciones que muchos historiadores compartimos es el progresivo alejamiento de la profesión con la difusión del conocimiento histórico. Es un hecho que los historiadores tenemos solamente una influencia limitada e indirecta en los mayores vehículos de enseñanza y divulgación de la historia (los libros de texto gratuitos, la prensa periódica, la televisión). No es un asunto menor, porque la conciencia del pasado es uno de los elementos decisivos de conformación de la identidad nacional.

Podría pensarse que la aparición y el explosivo crecimiento en años recientes de la World Wide Web proporcionaría un medio muy apropiado para la difusión del conocimiento histórico. Sin embargo, es bastante evidente que ni los historiadores ni las instituciones de docencia o investigación en historia han recurrido plenamente a este valioso medio, que podría tender un puente hacia un público que tiene un gran interés por la historia, pero que ha permanecido mayormente indiferente ante la obra de los historiadores. Es una cuestión de políticas institucionales, de actitudes profesionales pero, también, de la inexistencia de un instrumento apropiado. Lo cual nos lleva a considerar la relación de los historiadores con la Wikipedia, la enciclopedia colectiva mundial.

La versión inglesa de Wikipedia (la más antigua y extendida) tiene actualmente más de dos millones de artículos. En el “ranking” de páginas más consultadas a nivel mundial, se ubica siempre entre las diez primeras, lo cual significa que tiene cientos de miles de lectores cada día. Hay en el mundo más de seis millones de wikipedistas (esto es, autores y colaboradores) registrados. Wikipedia también ha desarrollado proyectos paralelos , como Wiki Commons (dedicado a imágenes y audios), Wikiccionario (un diccionario en línea) y, de particular interés para los historiadores, Wikifuente, dedicado a reproducir documentos históricos.

Actualmente la historia de México tal como la presenta Wikipedia está centrada en aspectos políticos, militares e institucionales. Los contenidos son más bien expositivos, con cierta inclinación hacia la anécdota. La interpretación descansa en buena medida en consideraciones psicológicas sobre las decisiones que han tomado las grandes personalidades. Los procesos abstractos, que inciden en el desarrollo de una sociedad, como los demográficos, económicos o culturales, reciben poca atención. Hay problemas ocasionales de orden narrativo (contradicciones, ambigüedades, repeticiones), lo cual era de esperarse en un texto redactado simultáneamente por muchas personas. Para crédito de los wikipedistas, no hay demasiados errores notables en los datos incluidos. Tampoco es la suya una historia de “héroes y villanos” ni deriva más de lo que podría esperarse hacia el nacionalismo moralizante.

Del punto de vista del desarrollo historiográfico, Wikipedia parece corresponder (con algunas excepciones en ciertos excelentes artículos) a la historiografía tal como se hacía en los años cincuenta del siglo pasado. En conjunto, sale razonablemente bien librada en comparación con otras enciclopedias comerciales, como Encarta.  Y ciertamente, tiene mucha más información  sobre México (y mas reciente) que la muy respetada Enciclopedia Británica.

En principio, debería haber sido natural e inmediata la convergencia entre un producto como Wikipedia, de fácil edición, atractiva presentación y enormemente popular, pero que requiere urgentemente de una actualización, y una numerosa comunidad de historiadores, que tiene mucho que decir pero no tienen donde hacerlo en el mundo virtual. No parece, sin embargo, haber sido así. Dado el anonimato de los wikipedistas es difìcil realizar afirmaciones muy terminantes, pero si juzgamos por los contenidos actuales, parece evidente que en México hay pocos historiadores de oficio entre ellos.

Hay varios factores y situaciones que han provocado que así sea. Una rápida revisión de los libros y artículos editados por nuestras instituciones mostraría que, por su temática, lenguaje y presentación, parecen estar escritos por unos historiadores para ser leídos por otros colegas de su mismo oficio (o por aspirantes a serlo). Es ciertamente una consecuencia inevitable de la tendencia a la especialización propia de toda rama del conocimiento, pero asimismo una política institucional, porque los criterios existentes hoy día para la selección y promoción de los académicos claramente consideran a la difusión popular del conocimiento como una actividad secundaria, casi prescindible. Así, del punto de vista puramente práctico (que no es el único que cuenta en la profesión) para una historiador resulta poco aconsejable dedicar tiempo y esfuerzo a redactar artículos para Wikipedia. .

Un segundo punto tiene que ver con la propiedad del conocimiento. En muchas culturas no occidentales (incluyendo a las nativas mexicanas) la historia es un producto colectivo, en donde la narración pasa de generación en generación sin que tenga un autor particular, aunque se reconozca la maestría memoriosa de algunos narradores. En cambio, la tradición occidental, que hemos heredado los historiadores profesionales, acabó derivando hacia la “obra de autor”. Un autor espera un razonable reconocimiento por los años dedicados a aprender el oficio, revisar libros viejos y polvosos documentos, y redactar finalmente un a obra. Wikipedia se adapta mal a estos principios, porque simplemente los artículos son anónimos y de autoría colectiva. El wikipedista no espera un reconocimiento público; hace su labor por afición por la historia, porque le agrada sentirse parte de una comunidad intelectual, o bien porque tiene un compromiso altruista con la difusión del conocimiento. Desde luego, los historiadores realizan de manera frecuente, casi cotidiana, muchas actividades en las que bien saben que no tendrán mayor recompensa ni retribución; pero escribir en Wikipedia no parece ser una de ellas

El estilo requerido por Wikipedia, como el de cualquier otra enciclopedia, es también distinto al habitual en los estudios históricos. Típicamente, el historiador utiliza los acontecimientos solo como paso previo para desarrollar un argumento, que debe ser lo suficientemente original, distinto a lo que se ha escrito previamente, para que amerite ser publicado. En cambio, en una enciclopedia el autor hasta cierto punto desaparece, dado que lo que interesa es presentar el “estado de la cuestión” de una manera neutral y didáctica. Esto significa que se da más peso a lo que podríamos llamar “las conclusiones socialmente aceptadas” que a las ideas y propuestas novedosas. Cabría incluso notar que una de las políticas originales de esta gran enciclopedia virtual es que “La información que Wikipedia presenta no debe nunca ser original, puesto que el trabajo que implica verificar la exactitud y corrección de esa información es imposible para una enciclopedia. Los artículos de Wikipedia deben estar basados en la recolección y organización de otras fuentes.” Con todo, esto no debería ser un inconveniente mayor, dado que este punto de vista es el propio de algunas actividades que, como la impartición de un curso de nivel licenciatura, implican presentar las diferentes perspectivas y opiniones sobre un tema de manera general e imparcial.

Más grave, en cambio, es el hecho de que el esfuerzo dedicado a publicar en Wikipedia puede acabar siendo en vano. Por lo común, las publicaciones académicas pasan por algún tipo de revisión previa que idealmente llevan a cabo expertos en cada campo del conocimiento. En cambio, una de las características de esta enciclopedia colectiva es que todos los participantes se constituyen en árbitros de lo publicado, y pueden libremente modificar o borrar lo escrito previamente. Una persona que ha publicado varios libros sobre un tema tiene la misma autoridad que alguien que escribe recurriendo a diccionarios, libros de texto o artículos periodísticos. Como se advierte en el texto explicatorio de los cinco pilares básicos de Wikipedia: “Deberás aceptar que cualquiera podrá modificar en cualquier momento y sin avisar tus artículos y que nadie los vigilará. Cualquier texto con el que contribuyas podrá ser editado y redistribuido sin piedad por toda la Comunidad.” (en cursivas en el original)

Para evitar supresiones o modificaciones arbitrarias, existen en Wikipedia dos procedimientos. Por un lado, cada artículo tiene un espacio para la discusión, de modo que todos los autores pueden explicar porqué han hecho ciertos cambios; es posible asimismo marcar que una sentencia requiere de una nota explicando el sustento bibliográfico o documental, e incluso poner una advertencia indicando que todo un artículo es incompleto o tendencioso. Asimismo, cualquier wikipedista o lector puede restaurar la versión anterior de un artículo. De manera más bien sorprendente, este conjunto de procedimientos funciona bastante bien. Aun así, muchos historiadores acaban por desertar de su labor después de que lo que se ha escrito con extremo cuidado, pesando cada palabra y concepto, acaba siendo anulado el siguiente día.

Resulta riesgoso aventurar conclusiones en una realidad tan fluida y diversa. Sin embargo, voy a permitirme aventurar algunas generalizaciones que son, al mismo tiempo, propuestas.

* El descuido institucional por la difusión y divulgación de la historia en México es casi escandaloso. Aunque obviamente es importante el tiempo dedicado a la investigación especializada, el destinatario natural de los estudios históricos debería ser la sociedad que es producto de esa historia. Algunas iniciativas, como la revista Arqueología mexicana muestran que esta no es una labor imposible ni comercialmente inviable. Aun así, los historiadores difícilmente podrán dedicarse a labores de difusión sino se acepta que esta actividad es de primordial interés institucional.

* Wikipedia no es un espacio apropiado para presentar y exponer los resultados originales y más novedosos de la investigación histórica, porque no fue creada con ese fin. Quienes tengan este recomendable propósito, deberían buscar otros medios. En lo inmediato, mientras las instituciones acaban de despertar de su confortable letargo, es posible recurrir a la autoedición, con recursos gratuitos y de uso sencillo, como Google Pages o WordPress. Desde luego, sería deseable (aunque parece por ahora poco probable) que aparecieran proyectos colectivos específicamente organizados por los propios historiadores para la difusión de sus investigaciones Por lo pronto, existen algunas alternativas, aunque todavía son más bien proyectos en desarrollo, como Citizendium (una derivación de Wikipedia), o el recientemente anunciado Knol de Google

* Por otro lado, Wikipedia se ha convertido en un medio fundamental e inevitable para la difusión de la historia, con sus decenas de miles de lectores potenciales. Para los historiadores debería ser parte de su labor dedicar al menos unas horas de su año laboral (¿el “día de Wikipedia”?) a actualizar la información existente en su campo particular de especialidad. Es ciertamente una tarea que requiere de paciencia y de una perspectiva que aprecie más los resultados acumulativos que los logros inmediatos. Pero, al fin y al cabo, los historiadores estamos acostumbrados a pensar precisamente en estos términos.

….

Si le atrae el tema, probablemente le interesará asimismo la lectura de Roy Rosenzweig, “Can History be Open Source? Wikipedia and the Future of the Past” y de Molly MacDonald “Wikipedia: Confessions of a Neo-Luddite”

Anuncios

7 comentarios en “Wikipedia y los historiadores

  1. A lo anterior habría que sumarle la agenda ideológica o económica que tiene el historiador. aclaro, en el programa que tiene el gobierno en Radio 2010, por ejemplo, si no se ha hecho una maestría o doctorado en el extrangero, no califica, es decir que seguimos teniendo que tener el aval de otros paises para ser lo que tenemos permitido ser?
    Quizá por eso Wikipedia se va con tanto cuidado para incluir lo que no produjo esa cultura.
    Otra consideración es ver el punto de vista del análisis de cada historiador, los hay para los que la gente común está para hacer que los de valor hagan historia, son una plataforma, y está el caso contrario también.
    Clasificar el enfoque de un historiador permitiría que el que quiera darse una idea real de un hecho histórico tenga tantos enfoques que lo que produzca a su vez sea de mayor calidad.
    Y, en cuanto al lector, los programas del bicentenario son para dar voz a profesionistas que nadie va a recordar hasta dentro de cien años y sin embargo existirán trabajando cuesta arriba hasta entonces. porque aún no han hecho una historia interactiva para los educandos del país, si esto se hiciera el trabajo árduo de un historiador sería más que reconocida. Por el momento a los cautivos históricos-escolares se les somete a purgas histórico-informativas que hace que detesten la materia.Esto viene a colación que debería clasificarse de acuerdo a la edad del lector o indicarlo en la lista de historiadores.

  2. Felicidades por este sitio, doctor Felipe, debo primero agradecer por la labor de H-México y por este blog que no conocía.

    Respecto al asunto, soy historiador de profesión por la UNAM y colaboro frecuentemente en la Wiki, motivado por las bondades de la web 2.0 y preocupado por el trasvase de información que con un copy-paste se hace incluso en las facultades que forman a nuestros colegas. Ya no digamos a otros niveles educativos, que es peor. Por tanto, he creado artículos respecto a nuestra profesión y corrigiendo la innúmera cantidad de imprecisiones y errores que hay en los artículos.

    Es cierto que hay poca cabida para la información y las investigaciones originales, además que en muchos artículos relativos a la historia nacional son corregidos e intervenidos con frecuencia por españoles que intentan adecuar a sus convenciones historiográficas y fuentes con argumentos regularmente eurocéntricos. Por ejemplo es el caso con los artículos relativos a Mexica e Imperio Azteca.

    Aunque tales ediciones son cotidianas y que resulta tedioso estar corrigiendo y discutiendo argumentos para hacer una mejor fuente de información, prefiero hacerlo movido más por que Wikipedia es una fuente de consulta muy frecuente entre el estudiantado de todos los niveles educativos gracias a los convenios que tiene la fundación Wikimedia con Google y le beneficia en resultados de búsqueda. De esta forma es posible aportar información más veraz y que es útil con los conocimientos que tengamos. Por supuesto mi comentario es una invitación a mis colegas.

    Saludos.

  3. “todos los participantes se constituyen en árbitros de lo publicado, y pueden libremente modificar o borrar lo escrito previamente”

    De acuerdo en todo el artículo pero con más énfasis en el que he citado. Entiendo que no se puede culpar a wikipedia de ello, pero hay que reconocer que es el peor vacío de este portal.

    Ah, y a eso súmale los artículos protegidos sin mayor criterio. A alguien se le ocurre protegerlo quién sabe por qué (puesto que el artículo es mediocre y necesita contribuciones) y nadie puede mejorarlo.

    Empiezo a probar Knol para ver que tal.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s