Google Libros y la UNAM

Biblioteca Nacional, UNAM

 

Hace algunos meses les envié una nota sobre el servicio Google Libros, que permite ubicar y en ciertos casos, consultar o descargar a la computadora del usuario una versión digitalizada de libros existentes en prestigiosas bibliotecas públicas y universitarias (Harvard, Stanford, Oxford, California, Texas, Complutense, New York Public Library, entre otras). Como les comentaba, se trata de un ambicioso programa, que ha motivado una discusión entre quienes consideran que la cultura y el conocimiento científico son patrimonios universales, contra quienes defienden los derechos de los autores y (sobre todo) de las compañías editoras.

Un comunicado recogido en una nota periodística acaba de anunciar que la Universidad Nacional Autónoma de México se ha unido a este programa de digitalización. La nota menciona que los primeros 2000 libros podrán consultarse en línea a partir del próximo año, y que se espera arribar a un promedio anual de remisión de 7 y 10 000 títulos.

El programa se ha adelantado a sus propios anuncios, porque muchas ediciones universitarias ya se encuentran disponibles en http://www.google.com.mx/books?hl=es (para ver el listado vaya al menú “Búsqueda avanzada de libros” y en “Mostrar libros publicados por” escriba UNAM) Cabe observar que solamente fueron incluidas las publicaciones posteriores a 1950, debido a que las anteriores son consideradas como catálogo histórico y, según se informó, requerirían de otro acuerdo particular con Google, con otras características. Asimismo, únicamente pueden examinarse los libros con la opción de “vista restringida” (esto es, la portada, índice y entre 5 y 20 páginas). Al parecer, en realidad Google ya dispone de los textos completos, porque el usuario puede hacer búsquedas específicas dentro de cada libro, aunque no siempre pueda leerse la página en cuestión.

La UNAM (a diferencia de las instituciones y universidades arriba mencionadas) está participando en este programa solamente como casa editora, por lo cual los vastos y en ocasiones antiguos acervos de sus bibliotecas no han sido incluidos. Esto da lugar a situaciones un tanto extrañas. Por ejemplo, muchas ediciones originales o raras de la literatura mexicana pueden consultarse enteramente en línea y aun transferir una copia a la propia computadora, pero solamente gracias a los ejemplares proporcionados por universidades o instituciones extranjeras. Es el caso, por dar un ejemplo, de la edición de 1842 del “Periquillo Sarniento” de Fernández de Lizardi, disponible en el ejemplar existente en la New York Public Library. La UNAM posee la edición aún más antigua de 1825, pero el curioso bibliófilo debe ir a consultarlo en biblioteca, lo cual es siempre muy recomendable…cuando es posible hacerlo.

Desde luego, las instituciones universitarias hacen bien en mostrar prudencia a la hora de ceder, aunque sea de una manera muy limitada e indirecta, parte de su patrimonio a una empresa tan poderosa como Google. Por otro lado, existe la clara necesidad de colocar el resultado de las labores de investigación y difusión al alcance de la mayor cantidad posible de personas, incluyendo a muchas que no conocen o no pueden adquirir o consultar fácilmente las ediciones universitarias. El caso de la UNAM es el primero, pero no tengo mayor duda de que esta disyuntiva se presentará tarde o temprano a otras instituciones. El tema requiere, ciertamente, de una consideración cuidadosa y de un debate razonado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s